Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí
Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
Menú

En mi primer año de carrera me cansé de memorizar, así que comencé a preocuparme sobre cómo estudiar mejor para los exámenes, de formas más efectivas, más divertidas y más rápidas.

Sin exagerar, aprender formas de estudiar bien y rápido me permitió subir bastante mis calificaciones; en muchas asignaturas subí hasta más de dos puntos.

Dudo que hubiese sido capaz de sacar tan buenas notas sin ninguna técnica de memorización o de estudio, ya que la Universidad es dura y tienes que aprender muchos datos y conocimientos.

Los consejos que te contaré te servirán para exámenes de admisión, de historia, de inglés, oposiciones, lengua, de primaria, finales, convocatoria o prueba, química, la tabla periódica… En definitiva, cualquier asignatura o conocimientos que tengas que aprender.

Finalmente, y antes de comenzar, ¡recuerda que el esfuerzo es lo más importante y lo único que da recompensa!

1-Ponte recompensas

Pensar en que tienes 3, 4 o 5 horas de estudio por delante desmotiva mucho.

Pero hay una forma de hacerlo mucho más sencillo:

Descansa cada 50-60 minutos y haz algo que te sea placentero durante 10 minutos:

  • Tomar un café
  • Pasear a tu perro
  • Tomar un aperitivo

Se trata de que seas consciente de que el esfuerzo no va a ser infinito, sino que tendrás que hacer cosas que te agradan durante el periodo en el que estés estudiando.

Además, ponte una gran recompensa al final del periodo.

Por ejemplo, llevas estudiando todo el día o toda la mañana y terminas a las 20:00:

  • Ve a visitar a tu pareja
  • Ponte una película
  • Ve a tomar algo con tus amigos
  • Practica tu deporte favorito
  • Haz cualquier cosa que te guste

2-Elimina distracciones

¿Eres el típico estudiante que está en la biblioteca mirando el WhatsApp cada minuto o vigilando quien entra por la puerta?

Así he visto a cientos y probablemente estudiaban 1 hora de cada 4 que estaban sentados.

Para llegar a un estado óptimo de concentración tardarás aproximadamente 10 minutos.

Si llegas a ese estado y lo interrumpes, tendrás que volver a empezar.

Es por ello que es tan importante eliminar distracciones:

  • Evita redes sociales y WhatsApp. Esconde el móvil o apágalo.
  • Si trabajas con el ordenador, usa programas o aplicaciones que bloquean el acceso a redes sociales
  • No tengas la TV a tu vista
  • Si estudias en la biblioteca, intenta ponerte en un lugar que no te permita distraerte

3-Elige un tipo adecuado de música

Algunos consejos respecto a la música:

  • Escucha música clásica

Otros consejos:

  • Evita estar buscando cada minute la música que te gusta
  • Elige una lista de al menos 50 minutos y comienza a estudiar
  • Evita la radio ya que distrae la voz de los presentadores
  • 4-Comienza a estudiar con antelación
  • En mis años de carrera casi nunca estudiaba el mismo día del examen o incluso el día antes.
  • Ni si quiera para los exámenes más importantes como los de selectividad, parciales o finales.
  • Esto no es porque aprobaba sin estudiar, sino porque estudiaba con meses de antelación.
  • Si estudias un examen que tienes dentro de tres meses durante 3 horas semanales, lo aprenderás mucho mejor.
  • Es más, los conocimientos se asentarán en tu memoria a largo plazo, es decir, los podrás usar en tu vida real y los conservarás durante un largo tiempo.
  • Si estudias el día antes, o dos o tres días antes, puede que apruebes, pero los conocimientos se quedan en la memoria a corto plazo y terminarán por perderse.
  • Estudiar días antes sirve solo para aprobar, te conviertes en un estudiante que apruebas con conocimientos mediocres.

5-Crea mapas mentales

Los mapas mentales son una de las mejores formas de recordar la estructura de un contenido.

Si tienes que desarrollar largos temas, te resultará una herramienta excelente.

6-Usa la técnica de la asociación

Es excelente para aprender nombres, datos y en general cualquier cosa que tengas que memorizar.

Si tienes que aprender nombres difíciles (como en medicina, fisiología, farmacia, biología…) te resolverá un gran problema y los recordarás con facilidad.

1-Relaciona números con algo.

Simplemente tienes que relacionar un número con algo (un objeto, un animal, una persona) que recuerdes bien.

7-Haz ejercicio o da paseos antes de los exámenes

Una investigación realizada en la Universidad de Illinois demostró evidencia de que 20 minutos de ejercicio antes de un examen puede mejorar el rendimiento.

En muchas ocasiones, he estado trotando o corriendo el día antes de los exámenes.

Y eso me servía para no estresarme demasiado, e incluso quitarle importancia.

Como había estudiado durante al menos 1 mes casi a diario, tenía ya los conocimientos en la memoria a largo plazo y no se me olvidarían en el examen si estaba tranquilo.

En mi opinión es una equivocación general –tanto en padres como en alumnos- pensar que el día del examen o el día antes hay que estar amargado, sin salir y estudiando durante todo el día.

El examen no lo apruebas el día antes, lo apruebas durante todas las horas que has dedicado los meses o semanas anteriores.

8-Ten la mentalidad correcta

En mi caso, la mentalidad ha sido clave para poder sacar muy buenas calificaciones y que no me cueste mi salud  .

Algunas compañeras tenían ataques de ansiedad, estrés excesivo o incluso lloraban antes o después de los exámenes.

Creo que es porque se le da demasiada importancia al resultado y no quiero quitar importancia a aprobar, pero no te vas a morir si no lo consigues…

Una mentalidad sana es:

“Si estudio durante meses tendré muchas probabilidades de aprobar, y si suspendo, estaré tranquilo porque me he esforzado”.

Con esa forma de pensar, evitarás el estrés y ansiedad de los exámenes y si estudias con antelación aprobarás la mayoría de las veces.

9-Intenta interesarte por lo que estudias

Si tienes asco a lo que estas estudiando avanzarás como una hormiga.

Pero si tienes un auténtico interés, no te costará esfuerzo estudiar. Será como pasar tiempo libre informándote sobre lo que te gusta.

10-Estudia con energía y sin hambre

Tener hambre hará que estés distraído y sin energía, haciendo mucho más difícil la concentración.

Por ello, es muy importante que hayas desayunado o comido antes de comenzar a estudiar.

Entre otros alimentos, las almendras y las frutas son buenas opciones.

11-Planifica el material a estudiar

Si tienes 300 páginas que estudiar, te va a entrar vértigo cuando comiences.

Pero si divides 300 páginas entre 30 días cabe a 10 páginas al día, lo cual es bastante asequible. En 20 días serían 15 páginas al día.

Si cumples con la regla de estudiar meses o semanas antes, podrás planificarte con tranquilidad y eficacia.

12-Alterna los lugares de estudio

Si alternas los lugares donde estudias mejorarás la atención y la retención del aprendizaje.

Además, estudiar durante semanas en un mismo lugar puede llegar a ser fatigoso y aburrido.

Alternar entre diversas bibliotecas o salas de estudio y tu casa es una buena opción.

13-Practica el examen: ponte exámenes ficticios

Ponerte preguntas o exámenes ficticios de prueba es mucho más efectivo que subrayar o releer.

Estarás preguntándote posibles preguntas y estarás practicando para la prueba real.

Es decir, habrás hecho antes muchos posibles exámenes y el examen real será uno más.

Además, probablemente en los “exámenes ficticios” te pondrás preguntas que coincidirán con las del examen real. Cuantos más intentos hagas mejor.

14-Evita estudiar la noche antes

En el examen hay que estar con la mente despierta.

Tienes que demostrar durante una hora o más los conocimientos que has adquirido durante semanas.

Si vas con sueño, estarás con la atención baja, con fatiga, tendrás poca energía y cometerás fallos.

15-Otros consejos:

Olvídate del “voy a suspender” o del “no he estudiado”

Se trata de un pesimismo que sirve como defensa de la autoestima.

Si eres pesimista y suspendes, no te llevas la decepción ni quedas como el “tonto” para los demás.

Sin embargo, resulta muy desagradable escuchar estas quejas sin sentido y además adoptarás el hábito de ser pesimista.

Por otra parte, la autoestima no se construye así, eso es más destruirla.